Nena Malo Paisajismo

Blog

Jardines del Palacio de Liria

1.jpg

Esta mañana abre sus puertas el Palacio de Liria y, aunque sus jardines no son visitables, no podíamos dejar de hacerles mención. Liria es una residencia singular por su ubicación, lejos del paseo del Prado, que era la zona residencial de la corte de la época, y por sus inusuales jardines. Su construcción la inició en 1767 el gran arquitecto madrileño Ventura Rodríguez por encargo del III duque de Berwick, Jacobo Fitz-James Stuart, descendiente directo, aunque ilegítimo, del rey Jacobo II de Inglaterra y VII de Escocia. La XIII duquesa de Alba de Tormes, María del Pilar Teresa Cayetana de Silva y Álvarez de Toledo, famosa por liderar la vida cultural madrileña de la Ilustración y por su relación con Goya.

Fue casada a los doce años de edad con su primo, José Álvarez de Toledo y Gonzaga, XV duque de Medina Sidonia, con la intención de que el ducado volviera al apellido originario, pero, al morir sin descendencia, el título pasó por proximidad de parentesco a Carlos Miguel Fitz-James Stuart y Fernández de Híjar-Silva, VII duque de Berwick y VII duque de Liria y Jérica. Cayetana de Silva vivió hasta su muerte a caballo entre las dos residencias madrileñas habituales de los Alba, el palacio de la

Moncloa (hoy en día residencia de la presidencia del Gobierno) y el de Buenavista, en Cibeles (actual cuartel general del Ejército), que tras ser expropiado por el Ayuntamiento pasó a ser residencia de Manuel Godoy, I duque de Alcudia.

2.jpg
3.jpg

Los jardines del palacio de Liria, que en origen debieron ser geométricos al gusto francés, fueron remodelados al estilo inglés, más romántico,

4.jpg

y nuevamente en la zona trasera al modo versallesco; esta parcela está presidida por un estanque con un grupo escultórico del siglo XVIII. Hay estatuas de animales fantásticos dispersas por varias zonas.

El jardín delantero hubo de ser inicialmente una explanada despejada, a modo de cour d’honneur o plaza de armas, pero en la actualidad está poblado por árboles de acuerdo con la estética romántica inglesa. El jardín trasero es geométrico al modo de Versalles, con parterres delineados por setos. Sufrió diversos cambios en los siglos XVIII y XIX.

Tras sucesivas reformas, el jardín había ido perdiendo su trazado original. En 1916 el XVII duque de Alba encargó al jardinero Forestier la reforma de la parte posterior para que recuperara el estilo primitivo, de acuerdo con el edificio dieciochesco. Es el jardín, al estilo francés, que podemos ver en la actualidad desde los balcones que miran al norte.

5.jpg
6.jpg

El jardín frente a la fachada principal conserva el estilo romántico. Espléndidos árboles de distintas especies lo adornan. Hay un granado…mimosas, tejos, un castaño…

7.jpg